Consejos para las primeras vacaciones con tu bebé

¿Son las primeras vacaciones en familia desde que nació el peque?

A ti te habrán dado vacaciones en el trabajo y te acuestes más tarde, cenes más tarde…. ¡Pero no cambies sus rutinas!

Es preferible solicitar asesoramiento al pediatra para eludir peligros en la salud del bebé. Los bebés puedes sobreestimularse o bien ponerse nerviosos durante el viaje si notan cambios, no saben donde están etc. Y probablemente también de mucha más guerra a sus padres.

A la hora de su comida, lo mejor es darle el pecho. Es lo mejor siempre que sea la cantidad precisa y a la temperatura ideal.

Lo mejor es coger un apartamento vacacional. No sólo por el precio, si no porque en un hotel no estaréis igual de cómodos ni contaréis con tanto espacio como en una casa. Además de esto, no vais a estar sujetos a horarios tan rigurosos como en un hotel.

Además al ser ‘tuyo’, puedes prepararle las comidas, papillas y biberones. Al estar en ‘nuestra casa’ podemos amoldar a nuestras costumbres rutinarias y en el que vamos a tener pero comodidades en el momento de calentar el biberón o bien prepararle el alimento para no tener que depender únicamente de purés preparados.

Es muy importante que si hace calor, los bebés de menos de 6 meses no deben percibir los rayos del sol de forma directa.

Es esencial que tengamos presente la edad del bebé al escoger el destino, como el tiempo, la temporada del año, las condiciones sanitarias, etcétera
Para salir, tu bebé siempre y en todo momento debe ir muy abrigado, de esta manera eludes que se enfríe. Al contrario también, tampoco es bueno ‘sobreabrigarlo’, porque no es nada bueno que pase demasiado calor.

Si el bebé ya toma alimentos sólidos, organiza bien sus comidas, llevándolas ya preparadas a ser posible.  Lleva sólo el alimento que necesite para el viaje.

Va a ser útil que lleves un babero suficientemente grande para cubrir la mayoría de su ropa, que tenga un recubrimiento plástico o bien impermeable para poder limpiarlo de manera fácil y volverlo a usar.

Si alquilas un coche, alquila también una silla para bebés, sin importar en el país que estés (Porque en algunos sitios no es ilegal llevar al niño en el coche sin las sujeciones adecuadas) .

Si hemos elegido un sitio con mar y vamos a la playa, el agua ha de estar tibia, nunca fría, y hay que introducirle de manera lenta en ella, humedeciéndole ya antes los brazos, las piernas y la nuca.

Lleva siempre ropa de sobra para cambiarle. Nunca sabes exactamente en qué instante el pañal puede gotear, el bebé puede devolver, o bien puede acontecer cualquier otro accidente que haga preciso mudarte de ropa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *