Por qué visitarnos

Castillo de Arcos de Jalón

Sobre el cerro que domina la villa por el lado del oeste subsisten los muros de un antiguo castillo, que con los de Montuenga, Somaén, Jubera y Medinaceli, formaba una frontera fortificada que frenaba el acceso a la meseta por el valle del río Jalón y con posible comunicación con las plazas fuertes de  Sigüenza y Almazán. Ya en el siglo XIV el Castillo fue atacado cuando reinaba ‘Pedro I, apodado el Cruel0, contra el rebelde D. Fernán Gómez de Albornoz, partidario de su hermano bastardo Enrique de Trastamara. El Castillo y Villa de Arcos perteneció a la casa Ducal de Medinaceli hasta principios del Siglo XIX . Tal y como se conoce hoy día parece obra de principios del XIV y destaca sobre todo su severa Torre de Homenaje, de pesadas proporciones, casi cuadrada, de 13 m. de lado y aspecto puramente militar, sin apenas aberturas y espesores de 2 m. Su altura actual es de 16 m. si bien debió sufrir bastante más a juzgar por la proporción del cuerpo superior que arranca algo remetido a partir de una imposta. Se conservan aun sus cuatro fuertes muros algo desmoronados: su entrada principal debió ser por la parte norte, y en la del sur, hay todavía un torreón muy sólido, parte de piedra blanca y parte de cal y canto, sin escalera, pisos ni divisiones.

 

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción está situada en la plaza mayor del pueblo. Está compuesta de una única nave gótico-renacentista de mediados del Siglo XVI a la que se añadió una capilla y una sacristía durante el siglo XVIII. .Destaca un retablo barroco, una talla del Cristo del Siglo XVII y el órgano del Siglo XVIII. Ha sido restaurada hace pocos años

Laguna de Judes

Esta es la laguna de Judes que normalmente es visitada por las gentes del lugar para hacer meriendas campestres. Esta famosa laguna soriana está rodeada de sabinas y no siempre está llena de agua debido a los cambios de sus capas freáticas.

 

Estas son las gargantas del Jalón, para verlas solo tienes que acercarte hasta Somaén y seguir la antigua Nacional II con dirección Jubera. Es un desfiladero de rocas preciosas en las que se cruzan la vía férrea, la carretera y el río Jalón. Además de disfrutar de un bonito paisaje podrás ver alguna que otra ave rapaz.